Search
  • Jason Gower

6 errores que debes evitar a la hora de aprender inglés empresarial

Updated: Dec 10, 2018


Al haber hablado con cientos de estudiantes de inglés durante los últimos años, he sido capaz de identificar algunos errores comunes.


Basándome en esta experiencia, y en mi propia experiencia aprendiendo idiomas, voy a compartir contigo los 6 errores más importantes que debes evitar para alcanzar la fluidez lo más rápidamente posible.


Aunque muchos de estos errores se pueden generalizar en todos los idiomas, el inglés empresarial es una forma especializada de lenguaje y, por tanto, requiere reflexión adicional.


Empecemos.

6. Suponer que las 4 habilidades lingüísticas son iguales


La fluidez en cualquier idioma requiere dominar las cuatro habilidades principales: leer, escribir, escuchar y hablar. Dos de entrada (leer y escuchar) y dos de salida (escribir y hablar).




A menos que estés viviendo y trabajando a tiempo completo en un país de habla inglesa, entonces tú, como la mayoría de estudiantes de idiomas, probablemente te sientes más cómodo leyendo y escuchando que escribiendo y hablando.


Esto es totalmente normal debido a la diferencia en la cantidad de tiempo que dedicamos a cada una de las cuatro habilidades.


Como estudiante de idiomas, deberías ser consciente de practicar al menos tres (preferiblemente cuatro) de estas habilidades cada día, aunque sólo sea durante unos minutos.


Parece bastante simple u obvio, pero he hablado con gente que se centra exclusivamente en una o dos de estas habilidades y flojean un poco o mucho en las otras dos o tres.

Incluso si tienes que hablarte a ti mismo. ¡Elige un tema y habla!


5. No centrarse suficiente


Similar al punto 6 anterior, a menudo veo que la gente elige contenido inadecuado.


Si tu objetivo actual es aprender inglés empresarial, entonces te sugiero pasar, si no todo, cerca del 100% de tu tiempo de estudio aprendiendo inglés empresarial.


Digo esto porque el aprendizaje de idiomas tiene que ver con muchas cosas, pero lo más importante son las palabras, o el vocabulario.


Hay tanto vocabulario en cualquier idioma que, a menos que tengas un nivel casi nativo en el idioma, dividir tus recursos (tiempo) sólo retrasará la fluidez.


Echa un vistazo a mi artículo anterior si estás buscando contenido online auténtico que leen los profesionales de todo el mundo angloparlante. Cuando estés listo para trabajar en tu comprensión, echa un vistazo a estos cinco sitios web que recomiendo a todo estudiante de inglés empresarial.


Mucho de esto tiene que ver con la confianza y, a menudo, la falta de confianza está relacionada con una falta de palabras o vocabulario.



Como estudiantes de idiomas, nos sentimos inseguros si no podemos pensar en una palabra y, por eso, intentamos pensar en la palabra y esto nos ralentiza enormemente.


Al centrar tu esfuerzo sólo en el inglés empresarial, puedes desarrollar un enorme vocabulario (tanto pasivo como activo) en esta área.


Cuando empieces a hablar con más fluidez, te sentirás más seguro. En el proceso, también verás y escucharás gramática en su contexto un montón de veces.


Entonces podrás leer Shakespeare, libros de cocina, arte, deportes o cualquier cosa que te interese. Tendrás confianza y dejarás de luchar con el idioma y, por tanto, todo saldrá más fácil.


4. Usar traducciones


Uno de mis principios básicos del aprendizaje de idiomas es no usar traducciones. Algunos políglotas no estarán de acuerdo conmigo en esto, pero mi lógica es la siguiente.


Digamos que tienes una fábrica que fabrica televisores. Tu línea de montaje requiere diez pasos para producir un televisor y la línea de montaje de tu competencia puede producir el mismo televisor mucho más rápido en tres pasos.


¿Qué línea de montaje preferirías tener? Personalmente, me quedaría con el proceso de tres pasos. Es más eficiente con menos posibilidad de error.


Traducir es muy similar.


El proceso completo de traducir entre tu idioma nativo y otro idioma añade varios pasos innecesarios. Cuanto menos se parece tu idioma nativo al inglés, más grave es este problema, ya que muchas palabras no se pueden traducir directamente.

Y eso es sólo el vocabulario. La sintaxis añade otra capa de dificultad.


Puede que tardes un poco más en aprenderlo todo directamente en inglés pero, a la larga, te ahorrarás mucho más tiempo y frustración.


3. Abandonar


Por supuesto abandonar el idioma totalmente es una mala idea. ¡Nunca deberías hacer eso!


Aquí te estoy sugiriendo que nunca deberías decir que algo es “demasiado difícil”.



En mi opinión, siempre deberías consumir contenido que esté un nivel por encima de tu “nivel actual”. Así, si tu nivel es más o menos el B2, prueba contenido del nivel C1. Si estás en C1, prueba con C2, etc.


Yo aprendí esto a través de la experiencia ya que, después de alcanzar un nivel C1 de alemán, intenté varias veces escuchar el audio más avanzado posible; C2. Fue sumamente difícil, y me sentí perdido, así que volví al contenido C1.


Tras varias semanas, me di cuenta de que aún podía entender contenido C1 sin problema. ¡Sorpresa!


No fue hasta que me forcé a mí mismo a ver y escuchar contenido de nivel C2 que empecé a progresar. Día tras día fui progresando un poco hasta que, al final, comprendía el C2 con la misma facilidad que antes comprendía el C1.


Si nunca hubiera salido de mi zona de confort (C1), entonces aún me estaría contando a mí mismo historias complejas sobre por qué no podía entender contenido de nivel C2. Cuando, en realidad, la solución era muy simple: ¡ver y escuchar contenido de nivel C2!


2. Falta de contexto


El contexto es crucial para el aprendizaje de idiomas porque nos ayuda a recordar.


Si quieres aprender vocabulario de inglés empresarial, sin duda podrías descargar una lista de palabras y leerlas cada día.


De hecho, esto es lo que la mayoría de estudiantes de idiomas hacen, y es lo que fomentan los métodos tradicionales de aprendizaje escolar de todo el mundo a través de sus enseñanzas y sus formatos de pruebas. Esto es exactamente lo que yo hice cuando intenté, sin éxito, aprender francés y holandés.



Sin embargo, si coges ese mismo vocabulario y lo insertas en las conversaciones, artículos, libros, vídeos y otro contenido empresarial auténtico, tendrás una experiencia vinculada a cada palabra y, por tanto, será más probable que recuerdes esa palabra.


La clave aquí es el contenido “interesante”.


Si estás interesado en mejorar tu inglés empresarial, entonces supongo que tienes algún interés en los negocios.


Si el contenido y las conversaciones de negocios te resultan aburridos, entonces probablemente lo tendrás difícil para aprender inglés empresarial.


Pero si te gustan los negocios y te centras en aprender en contexto, verás que el proceso de aprendizaje se acelerará exponencialmente.


Y sí, todo lo que acabo de decir también se aplica a la gramática. De hecho, siento que es incluso más aplicable a la gramática.


1. Esperar la perfección


La cantidad de estrés y pérdida de fluidez que sufrimos intentando producir la frase perfecta cada vez, simplemente no vale la pena. Con el tiempo, te supone un coste enorme en términos de confianza y fluidez.


Si aceptamos los errores y seguimos un sistema para reconocerlos y corregirlos, entonces, con el tiempo, serán cada vez menos.


Así que recuérdate cada día que los errores son una parte fundamental del proceso de aprendizaje de idiomas. ¡Acéptalos!


Y también recuérdate cada día por qué quieres mejorar tu inglés empresarial. Mientras te centres en este objetivo y le dediques tiempo cada día, al final lo conseguirás.



Si evitas estos 6 errores, alcanzarás tu objetivo incluso más rápido.


Sobre el Autor


Jason Gower es un hablante nativo de inglés de Estados Unidos, creador e instructor de los cursos Expand Life Business English. Posee más de 15 años de experiencia empresarial y aprendió tanto alemán como español a nivel C2. Haz clic aquí para saber más sobre los cursos.

© 2018 by Expand Life Business English.